Mala pasada.

Las páginas centrales del ABC del domingo recogían la nueva promoción que va a distribuir el diario madrileño. Se trata de Libros de la Escuela de entonces. Copio textual: “Una cuidada selección de joyas históricas de nuestra enseñanza (…) que te llevarán de nuevo a revivir tu infancia”.

La publicidad de la misma recogía un titular al que pueden darse diversas lecturas:

“Revive aquellos maravillosos años con los Libros de la Escuela de entonces”.

¿Maravillosos años? Pobreza, persecución, torturas, falta de libertad, … ¿maravillosos años? ¿Para quién?

Está claro que los “maravillosos años” a los que se refiere el titular apuntan al corazoncito de los que entonces fueron niños y pueden recordar aquellas fechas como felices. Me parece muy superficial creer que por ser niño uno vive al margen de las desgracias que sufre su país. Aquellos fueron años grises, oscuros, tristes, llenos de miseria,… Muchos niños (revisar Paracuellos de Carlos Giménez sin ir más lejos) sufrían en sus carnes la enseñanza de este país.

Hubiera sido más exacto (y más respetuoso) haber apelado al recuerdo para vender estos libros, antes que a la presunta felicidad de aquella época.

Y aún hay quién niega la necesidad de la Ley de Memoria Histórica.

Anuncios

4 Respuestas a “Mala pasada.

  1. Lo diré de forma más breve: recuerdo el miedo que pasaba en la escuela de los años 50. A la brutalidad de mis maestros. Al maltrato al que nos sometían algunos compañeros.
    Y recuerdo también sin nada de nostalgia los largos deberes absurdos y repetitivos, y los cuadernos pautados sobre los que me dormía más de una noche.
    Saludos.

  2. Pingback: Darle a la lengua » Archivos del Blog » ¿Maravillosos años?

  3. Lo bueno es que (por lo que te conozco a través de tus blogs principalmente) luego tú no has reproducido esa infernal manera de enseñar. Incluso dice mucho de ti que con tan mala experiencia te decantaras por ser profesor.

    Afortunadamente en las hojas promocionales que repartieron el domingo con ABC ya no se mencionaba aquello de los “maravillosos años”.

  4. Precisamente, tuvimos que reflexionar mucho sobre la educación y sus métodos. Durante dictadura, los movimientos de renovación pedagógica y la lucha antifranquista iban unidos. La vocación de muchos de nosotros por la enseñanza surgió en aquellos días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s